¿Y tú, cómo llevas la mochila?

¡Oh no, mi espalda! ¿Alguna vez dijiste eso? ¡No estás solo! Ocho de cada 10 personas ha sufrido de dolor de espalda en algún momento de su vida.

Hay varios motivos que nos pueden causar dolor, entre los cuales están: el sobreesfuerzo físico, la inactividad física y posiciones o movimientos repetitivos, entre otros. Sin embargo, hay un componente importante que suele provocar dolor de espalda: cargar incorrectamente de forma contínua y repetitiva la mochila.

Llevar la mochila de forma incorrecta y con demasiado peso nos perjudica porque nuestro cuerpo quiere compensar la fuerza. Ahí aparecen dolores en el cuello, en los hombros, en la parte baja de la espalda y las caderas. Incluso el dolor se extiende a las rodillas porque cambiamos la forma de andar a causa de la postura corporal. ¡No desesperes, existen técnicas para evitarlo! Aquí te dejamos algunos tips:

  1. El peso de la mochila debería equivaler al 10 o 15 % del peso de tu cuerpo.
  2. Lleva la mochila bien pegada al cuerpo y utiliza una correa para ayudarte.
  3. Usa mochilas con un refuerzo protector para la espalda.
  4. La longitud de la mochila debe ser la del torso y estar máximo a 5cm por debajo de la cintura.
  5. Equilibra los objetos y materiales en los compartimentos de la mochila, con los objetos más pesados abajo del todo.

El dolor de espalda espontáneo es frecuente, pero cuando ese dolor dura más de 2 o 3 meses se vuelve crónico. Si sentimos dolor y no mejora en 3 días, lo mejor es ir al traumatólogo para que te examine y recete el tratamiento específico para ti.

Deja un comentario